Historia

En la década de 1960, las comunidades otomíes de
la Sierra Oriental atravesaron por una fuerte crisis económica, desatada por una terrible sequía que provocó muy malas cosechas.


En San Nicolás y San Pablo, comunidades del municipio de Tenango de Doria, Hgo., la situación fue tan devastadora que sus pobladores se vieron en la necesidad de buscar crear nuevas alternativas económicas, a partir de lo que sabían hacer, de lo que conocían y de lo que tenían a la mano.

Es así que se plantearon la posibilidad de que las mujeres, bordadoras ancestrales, comercializaran las blusas que ellas mismas elaboraban. Sin embargo, esta iniciativa no encontró mucho eco al principio pues los compradores no querían pagar el precio real de esos productos.